Cuidados

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Lactancia materna, preguntas y respuestas a situaciones frecuentes

¿Cómo saber si el bebé tiene hambre?

Dale de comer a tu bebé cuando te muestre las primeras señales de hambre: si voltea la cabeza de un lado a otro con la boca abierta, agita sus manos o se chupa su puño. No necesitas esperar a que llore para darle de comer.

 

¿Cómo amamantar a tu bebé?

Si cargas a tu bebé, podrá pegarse mejor a tu pecho. Puedes hacerlo sentada, sólo coloca un cojín sobre tus piernas para que tu bebé quede cerca de tu pecho y no tengas que inclinarte hacia él. Su pancita deberá quedar sobre la tuya y su cabeza alineada con el resto de su cuerpo. Espera a que abra la boca, como si fuera a bostezar, y acércalo rápidamente a tu pecho. Así le ayudarás a prenderse de la aréola y no solo al pezón. Recuerda que tu bebé sabe cómo prenderse al pecho y mamar. Para retirar a tu bebé del pecho, introduce tu dedo suavemente entre su labio y tu pezón. Así soltará el pezón sin lastimarte.

Después de alimentarlo con cada pecho, es importante que pongas a tu bebé en posición vertical o paradito, sobre tu hombro, para que saque el aire. La siguiente vez que amamantes, inicia con el pecho que terminaste la vez anterior. Si tu bebé se queda dormido comiendo, cámbialo de pecho para mantenerlo despierto. También te sentirás más cómoda si vacía tus dos pechos en cada ocasión.

 

¿Cuánto tiempo se debe amamantar al bebé?

Al principio, tu bebé tardará unos 10 a 15 minutos en cada pecho. Espera a que termine un pecho, saca el aire, y continúa con el otro pecho. Si antes de dos horas pide de comer, vuelve a ofrecerle el pecho “a libre demanda” o tantas veces como quiera. Los bebés no se “empachan” de leche materna. Entre más lo amamantes, más leche producirás y con el tiempo lograrás que tu bebé se quede dormido tres o cuatro horas seguidas.

 

¿Cómo sé si mi bebé está comiendo suficiente?

Puedes estar tranquila si en las primeras tres semanas tu bebé:

    • Come entre ocho y 12 veces al día.
    • Se queda dormido después de recibir el pecho.
    • Moja cinco o más pañales en 24 horas.
    • Tiene de dos a cinco evacuaciones al día.

Consejos para tu cuidado mientras estés amamantando

Al bañarte, puedes lavarte los pechos igual que el resto del cuerpo, no utilices jabones, cremas, ni otros productos sobre tus pezones.

Mientras estés amamantando, debes comer bien y tomar muchos líquidos. Tu médico te recomendará continuar con algunas de las vitaminas y minerales que tomaste durante el embarazo ¡Pregúntale!

Recuerda que lo que ingieres pasa por tu leche al bebé. Consulta con tu médico antes de tomar cualquier medicamento. Evita fumar y tomar alcohol.

 
Solución a situaciones difíciles

Algunas mujeres pueden tener:

    • Congestión o sentir muy llenos los pechos.
    • Pezón sensible, dolor y grietas.
    • Pezones planos que dificultan la lactancia.
    • Señales de infección en los senos como enrojecimiento y dolor continuo y fiebre.
    • Si tienes alguna de estas dificultades, pregunta en el hospital o en tu centro de salud. También pregunta de qué otra forma puedes alimentar a tu bebe si no vas a darle pecho o si nació con algún problema que requiera atención especial.
 
¿Duele amamantar?

Amamantar no debe de doler. Tanto tu bebé como tú deben aprender cómo hacerlo. Desprende a tu bebé del pecho y vuelve a intentarlo, puede llegar a tomar unos días hasta que aprendan a amamantar.

 

¿Qué hago si tengo enrojecimiento de los pechos y dolor constante?

Esto no es normal y debes acudir al médico, puedes tener una infección.

En los primeros meses de amamantar al bebé de forma exclusiva, sin darle otros alimentos, es menos probable que quedes embarazada. Pregúntale a tu médico o enfermera qué opciones tienes para cuidarte si das pecho.

 

¿Qué puedo hacer si no logro amamantar?

Algunas circunstancias no permiten una lactancia materna exitosa y las fórmulas o leche en polvo para bebé son el sustituto ideal. Prepara la fórmula con agua hervida o embotellada y siempre esteriliza biberones y chupones. La leche de vaca y de otros animales no es apropiada para bebés y debe darse solamente después de que tu bebé cumpla un año de vida ¡Tu médico te sugerirá la mejor fórmula para tu bebé!

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Lactancia materna y su almacenamiento

¿Si estoy lactando, puedo sacarme la leche y almacenarla? ¿Cómo lo hago?

Será útil sacar la leche de tus pechos si se sienten muy llenos, para continuar lactando cuando tu bebé no ha aprendido a mamar bien o cuando tengas que separarte de tu bebé (si está enfermo o es prematuro, para ir a trabajar o si quieres que alguien más lo alimente).

Puedes sacarte la leche de forma manual o con ayuda de un tiraleche. Si eliges éste, deberás asegurarte de que esté limpio y estéril cada vez que lo utilices.

 

Técnica manual para extraer la leche:

i. En los primeros días de amamantar, es más fácil extraer la leche de forma manual.
ii. Lava tus manos con agua y jabón
iii. Busca un sitio tranquilo y relájate
iv. Hazte un masaje suave en los pechos
v. Toma uno de tus pechos con las dos manos (como se muestra en este dibujo) y lleva tus manos desde el final del pezón hacia el resto del pecho y detente donde cambia la textura del pecho
vi. Utiliza el pulgar para colocar tu mano en forma de “C”, a unos 3 a 6 cm de distancia del pezón. Exprime suavemente (como se muestra en diagrama)
vii. Libera la presión y repite varias veces con movimientos lentos y rítmicos.
viii. Evita deslizar tus dedos sobre la piel del pecho. Notarás que cada vez que exprimes saldrá más leche.
ix. Cuando deje de salir leche, mueve tus dedos para presionar otra sección del pecho y repite los pasos 5 y 6.
x. Si disminuye el flujo de leche, haz lo mismo con el otro pecho. Alterna así hasta que se pare de salir la leche en ambos pechos.
xi. Si la leche no fluye, coloca tus dedos más cerca del pezón (o alejándolos de la posición original) y da un masaje delicado.

 

Puedes crear tu propio banco de leche ¿Cómo guardar la leche?

Recolecta y almacena la leche en un envase esterilizado y con tapa que selle de forma hermética. Puedes esterilizar tus envases hirviéndolos en agua durante 10 minutos. Coloca una etiqueta en el envase con la fecha en que recolectaste la leche.

    • La leche materna dura hasta cinco días en un refrigerador a temperatura de 4°C o menor
    • La leche materna dura hasta cuatro meses en un congelador a temperatura de -18° C o menor

Descongela la leche en el refrigerador y utilízala inmediatamente. No debes volver a congelarla. Para calentarla un poco y dársela a tu bebé sólo usa el baño maría, no el microondas.

 

 

Modificado: Viernes, 28 Febrero 2020

Lactancia materna y alimentación complementaria

La alimentación del niño desde su nacimiento hasta los seis meses debe ser única y exclusivamente con leche materna. No debe darse ningún otro alimento ni bebida (ni siquiera agua).

 

Lo recomendable es dar el pecho en la primera hora de vida del nacimiento, para que el recién nacido reciba el calostro (primera leche).

Al respecto cabe indicar que la leche materna brinda una protección especial debido a que contiene células vivas (anticuerpos o defensas para el organismo). El calostro concentra una mayor cantidad de ellas, por eso lo llaman “la primera vacuna”. Estos anticuerpos son capaces de unirse a los microbios e impedir que causen daño al bebé.

Algunos componentes de la leche materna (lipasa) tienen la propiedad de inactivar algunos parásitos, favorecer la flora del intestino (lactosa) y promover la absorción del calcio.

Los niños alimentados sólo con leche materna durante este periodo de su vida, presentan un menor riesgo de enfermedades infecciosas, menor frecuencia de alergias durante el primer año de vida y en su vida adulta tienen menor riesgo de desarrollar obesidad, diabetes y otras enfermedades crónicas. También, presentan mejores patrones afectivos y emocionales.

Las madres al no tener suficiente leche da lugar a que recurran a otras leches, pensando que así mejoran la alimentación de sus hijos, práctica que limita los beneficios incomparables de la leche materna. Existen técnicas que facilitan el amamantamiento y logran una lactancia exitosa.

 
¿Cómo debe ser la alimentación a partir de los seis meses de vida?

Desde los seis meses de vida, la Organización Mundial de la Salud recomienda que, además de leche materna, el niño(a) coma 2-3 veces al día; entre los 9 a los 11 meses 3 veces al día más un refrigerio nutritivo; y entre los 12 y los 24 meses tres comidas y dos refrigerios nutritivos.

El cambio de alimentación debe iniciarse con preparaciones espesas (purés) pues el estómago de los niños es pequeño y debe concentrarse los nutrientes en porciones chicas (media taza).

Los ingredientes de las preparaciones pueden obtenerse de la olla familiar. En tal sentido se recomienda escoger uno o dos alimentos energéticos principalmente cereales y tubérculos (aproveche los productos de la región), un alimento de origen animal que brinde el aporte de proteínas de alta calidad (hígado de pollo, res, cordero, huevo, pescado, etc.) y dos a tres verduras o frutas que aporten vitaminas y minerales (de preferencia verdes y amarillas).

Es recomendable adicionar una cucharadita de aceite a las comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) con el objeto de brindarle un mayor aporte energético a la preparación. Cabe asimismo agregar sobre la importancia estimular al niño mientras se le da de comer, en ningún caso se le debe forzar. En tal sentido tenga en consideración que no es suficiente darle al niño alimentos nutritivos sino que éstos deben ser brindados en un entorno agradable y darle de comer con paciencia y buen humor.

 

“Recuerda que los niños y las niñas son nuestro futuro. Cuídalos, quiérelos, nútrelos”

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Signos y síntomas de alarma durante el embarazo

¡Ir al hospital ante la primera señal de estas complicaciones puede salvarte la vida!

 

Toda mujer embarazada tiene derecho a recibir atención de urgencia en CUALQUIER hospital del IMSS, ISSSTE o Secretaría de Salud, sin importar si tiene seguro o no.

Algunos síntomas NO son normales y pueden indicar que tienes alguna enfermedad grave como preeclampsia, infección o hemorragia; o que tu bebé está en riesgo. Ve al hospital inmediatamente si:

    • Tu bebé se mueve menos de lo habitual.
    • Sientes una contracción cada 15 minutos.
    • Hay salida de sangre por la vagina, sin acompañarse de otro líquido.
    • Notas Salida de líquido por la vagina.
    • Tienes dolor de cabeza.
    • Presentas hinchazón de tobillos, cara o manos.
    • Tienes visión borrosa o ves lucecitas.
    • Tienes zumbido de oídos.
    • Presentas dolor en la boca del estómago.
    • Padeces de dolor o ardor al orinar.
    • Tienes fiebre.
    • Notas flujo vaginal que arde, produce comezón o mancha la pantaleta.

 

Página 5 de 5

Opciones de accesibilidad

Secretaría de Salud