Cuidados

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Diarrea aguda en niños, cómo prevenirla

La diarrea se presenta cuando las evacuaciones disminuyen de consistencia (se vuelven aguadas) y se presentan más de tres en un día. Éstas se pueden acompañar de vómito y fiebre, lo que propicia la pérdida de líquidos causando deshidratación, sobre todo en menores de 5 años, lo que puede ocasionar la muerte.

 

Es importante que las personas que cuiden al niño le den muchos líquidos. Los tés de hierbas y las sopas ayudan a reponer el agua perdida por la diarrea.

 

¿Qué hacer para prevenir las diarreas?

    • Alimentar al niño con seno materno en forma exclusiva durante los primeros 6 meses de vida.
    • Lavarse las manos con agua y jabón después de ir al baño, de cambiarle los pañales al niño, antes de comer o manejar los alimentos y después de manipular dinero.
    • Utilizar baños o letrinas.
    • Consumir alimentos bien cocidos.
    • Mantener los alimentos tapados.
    • Hervir el agua.
    • Lavar frutas y verduras.
    • Hervir durante 20 minutos el agua para beber.
    • No consumir pescados ó mariscos crudos.
    • No mezclar alimentos limpios con alimentos sin lavar.

 

¿Cómo puedo evitar que se deshidrate?

    • Continuar con la lactancia materna y en los niños mayores de 6 meses darle la alimentación habitual.
    • Hay que darle a beber más líquidos; atoles, tés (Menos el té negro y el té de anís de estrella)
    • Darle Vida Suero Oral a cucharaditas, la cantidad que el niño acepte.
    • Después de cada evacuación o vómito, darle una taza a cucharadas.
¡Peligro!

Nunca le des de tomar bebidas deportivas, jugos comerciales o refresco, estos productos tienen mucha azúcar lo que puede causar que tu hijo se deshidrate más rápido.

 

¿Cómo reconocemos cuando un niño está Deshidratado?

    • Está decaído o inquieto
    • Tiene sed, la boca seca y saliva espesa
    • Sus ojos están hundidos y llora sin lágrimas.
    • Si es un bebé, la mollera está hundida.
    • Orina poco y obscuro.
    • Al pellizcarle la piel de la barriga queda arrugada.

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Evita las infecciones respiratorias agudas en niños

Son infecciones de las vías respiratorias que se trasmiten de persona a persona y son más frecuentes cuando llega el frío, y no siempre se trata de una simple tos o un resfriado, pueden hacer que al niño le cueste trabajo respirar normalmente y que aparezca a veces un pequeño silbido en su respiración. Sí esto se presenta hay que atenderlo rápidamente ya que puede ser mortal.

 

6 consejos para Prevenir las Infecciones Respiratorias

    • Dale pecho a tu niño. La leche materna es el mejor alimento para que tu hijo crezca sano y fuerte. En los primeros seis meses de vida es el alimento más completo para tu hijo.
    • Evita el contacto del niño con personas resfriadas. Si algún integrante de la familia está con tos o resfriado debe pasar el menor tiempo posible con el niño. Y cuando estés con él, cúbrete la boca y nariz, usa pañuelos y tirarlos a la basura.
    • Ventila tu casa, por lo menos una vez al día abre tus puertas y ventanas.
    • Sin Humos: El humo y el aire contaminado ayudan a las infecciones, por eso evita que fumen cerca de tu hijo y en tu casa no lo expongas al humo de la leña o braseros.
    • Vacúnalo. Lleva a tu hijo a que le pongan todas las vacunas correspondientes a su edad.
    • Envuélvelo: Cúbrelo adecuadamente esto evitará que respire el aire frío.

 

Signos de Alarma

¿Cómo puedo saber si mi hija o hijo tiene neumonía?

    • Respira rápido
    • Se le hunden las costillas
    • No quiere comer o beber
    • Se ve más enfermo
    • Su piel se pone azulada
    • Tiene fiebre
    • Sí tú hijo presenta uno o más de estos datos, debes llevarlo inmediatamente a una unidad de salud ¡Su vida puede estar en peligro!

No le des ningún medicamento que no te haya indicado tú médico, ni remedios caseros o aceptes consejos de vecinos, familiares o amigos sin antes consultarlo.

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Desnutrición en niños

“Para que tus hijos vivan sanos, vigila y cuida su alimentación"

 

La Desnutrición en sus diversas formas es una de las enfermedades más comunes en los niños, se produce cuando el organismo no recibe los alimentos necesarios en cantidad y calidad suficiente para un adecuado crecimiento y desarrollo.

 

¿Cómo sé si mi hijo está desnutrido?

Se reconoce a un niño desnutrido por presentar signos de alarma como:

    • Baja de peso.
    • Falta de apetito.
    • No tiene ganas de jugar.
    • Se cansa rápido.
    • Es un niño irritable.
    • Las enfermedades lo atacan con más frecuencia o se enferma con frecuencia.

Hoy en día una inadecuada nutrición provoca otras complicaciones en la salud como la obesidad; México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil. Según la última encuesta Nacional de Salud y Nutrición, uno de cada cuatro alumnos de primaria tiene problemas de sobrepeso u obesidad, mientras que uno de cada tres, entre 12 y 19 años, padece esta problemática. La principal causa la mala nutrición, con un 95% de incidencia.

La desnutrición puede presentarse en todas las edades, sin embargo, es más notoria y grave entre los 6 y 36 meses de edad, si los niños no son atendidos a tiempo las consecuencias pueden ser irreversibles.

 

Sí mi hijo gana peso ¿Qué debo hacer?

    • Estimularle para que haga más ejercicio físico y mejore sus hábitos alimenticios, lo antes posible.
    • Mejorar su autoestima: frecuentemente los niños con sobrepeso tienen una baja autoestima, y necesitan apoyo, comprensión, aceptación y ánimo por parte de sus padres, para aumentarla. Si lo conseguimos, mejorarán los resultados y será más fácil alcanzar el objetivo de perder peso.
    • Consultar con el pediatra: en algunos casos, cuando el grado de obesidad es importante o aparecen complicaciones como problemas psicológicos, aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos, alteraciones en las articulaciones. Puede ser necesario un tratamiento específico que incluya asesoramiento psicológico.
    • La alimentación no necesita ser costosa para ser nutritiva, sólo depende de una buena selección de alimentos, consume frutas y verduras de temporada y alimentos de la región, evita los productos chatarra.

 

¿Qué debo recordar?

    • Lavarse las manos con agua y jabón antes de preparar los alimentos
    • Lavar muy bien las frutas y las verduras frescas y secas.
    • Utilizar recipientes limpios, herméticos y fáciles de abrir
    • Explicar a los niños el porqué deben o no comer un alimento.
    • Planificar conjuntamente con la niña o niño, los alimentos a incluir en la lonchera
    • En caso de incluir alimentos dulces (con azúcar) recomendar el lavado inmediato de dientes.
    • De vez en cuando incluir alguna “sorpresita”. (alimento que le guste al niño y que no es consumido habitualmente).
Ayúdanos a prevenir la desnutrición en niñas y niños, infórmate y acude a la unidad de salud más cercana desde el embarazo y, vigila su crecimiento y desarrollo (peso y talla) y llévalo a vacunar, no olvides su cartilla de vacunación.

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Nutrición

Por malnutrición se entienden las carencias, los excesos o los desequilibrios de la ingesta de energía y/o nutrientes de una persona.

 

La desnutrición: se produce cuando una persona no ingiere suficientes alimentos, lo que la lleva a padecer emaciación (también denominada malnutrición aguda, esto es, cuando alguien está demasiado delgado para su altura) y/o retraso del crecimiento (lo que también se conoce como malnutrición crónica, que es cuando alguien es demasiado bajo para su edad).

Las deficiencias de micronutrientes: se producen cuando una persona no obtiene una cantidad suficiente de vitaminas y minerales importantes a través de su dieta.

El sobrepeso y la obesidad: se vinculan con una dieta desequilibrada o poco saludable que deriva en un consumo excesivo de calorías, el cual a menudo se combina con el sedentarismo. El sobrepeso y la obesidad pueden facilitar la aparición de enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, como las cardiopatías, la hipertensión, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes y el cáncer.

 

¿Cuáles son las etapas de la alimentación?

    • Lactancia Materna exclusiva durante los primeros 6 meses.
    • Inicio de la alimentación complementaria.
    • Integración a la dieta familiar.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo que influyen en la desnutrición de los niños?

    • Suspender la lactancia materna.
    • Inicio temprano o tardío de alimentación complementaria (antes de los 4 meses o después del séptimo mes de vida).
    • Uso inadecuado de los sucedáneos de la leche materna.
    • Infecciones gastrointestinales y respiratorias repetidas.
    • Pobreza y bajo nivel de educación, falta de saneamiento ambiental, balance económico desfavorable e inadecuada utilización de los recursos naturales

 

¿Cuáles son los signos de alarma que me indican que mi hijo o hija esta desnutrido?

    • Disminuye de peso o no aumenta.
    • No tiene hambre o no pide de comer.
    • Disminuye su ritmo usual de actividad o se ve diferente.
    • Juega poco, se cansa muy rápido y duerme mucho.
    • Está llorón o irritable.
    • Presente enfermedades frecuentes.

 

¿Qué elementos debe tener una alimentación completa?

 

 

Modificado: Lunes, 02 Marzo 2020

Sordera o hipoacusia en recién nacidos

La salud en los recién nacidos es primordial para su desarrollo, por tanto, debemos permanecer alerta y conocer qué hacer en caso de que presenten enfermedades o alguna discapacidad.

 

La hipoacusia o sordera es la disminución del nivel auditivo por debajo de lo normal.

Se puede presentar a cualquier edad, incluso desde el nacimiento y puede ocasionar trastornos del lenguaje si no se trata con oportunidad. En México nacen al año entre 2,000 y 6,000 niños y niñas con hipoacusia o sordera.

 

¿Cómo detectar la sordera en un recién nacido?

Actualmente es posible saber si un recién nacido tiene hipoacusia o sordera mediante la prueba de TAMIZ AUDITIVO NEONATAL, la cual se realiza en los hospitales donde se atienden partos en la SSA.

 

¿Qué es el Tamiz Auditivo Neonatal?

El Tamiz Auditivo Neonatal es una prueba gratuita, sencilla y rápida, que permite detectar presencia de hipoacusia o sordera en recién nacidos, sin causar dolor o molestia alguna.

 

Consiste en colocar un pequeño “audífono” en el oído del bebé durante unos segundos, el cual registra si existe disminución auditiva.

 

Todo recién nacido tiene derecho a que se le realice esta prueba antes de los dos meses, con la intención de conocer su salud auditiva y mejorar la calidad de vida de los pequeños.

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Cuidados para tu recién nacido

Para cuidar la salud de tu bebé debes llevarlo a tu centro de salud u hospital a la semana de nacido y después cada mes para que vigilen su salud y respondan a tus preguntas sobre su crecimiento y desarrollo.

 

También le aplicarán las primeras vacunas durante las consultas de vigilancia. Recuerda preguntar si la vacuna puede causar reacciones como fiebre u otros efectos secundarios y qué puedes hacer si tu bebé los presenta.

El tamiz neonatal es un examen que se realiza a TODOS los recién nacidos para prevenir enfermedades graves como el hipotiroidismo congénito. Para hacer la prueba se obtiene una gotita de sangre del talón del tercero al quinto día de vida. ¡Asegúrate de que realicen el tamiz neonatal a tu bebé en el hospital!

 

¿Por qué llora mi bebé?

Los recién nacidos usan el llanto para comunicarse con nosotros. En ocasiones es muy fácil saber la causa: es por hambre; tiene calor, frío o está incómodo; se siente cansado o no puede dormirse; quiere estar acompañado o jugar. Otras veces lloran porque su pañal está sucio o quizás por un cólico.

Sin embargo, en otras ocasiones no sabemos la razón del llanto y cuando no para puede ser desesperante. Recuerda que el llanto pasará en un tiempo. Si sientes que ya no puedes más, pide ayuda a tu pareja o a una amiga. También puedes dejar a tu bebé un rato en su cuna y alejarte unos minutos para que retomes fuerzas. ¡Nunca sacudas a tu bebé! Esto hace que su cabeza se mueva violentamente y puede ocasionarle daños graves como sangrado cerebral.

 

¿Cómo debe dormir mi bebé?
    • SIEMPRE acuesta a tu bebé boca arriba. Acostarlo de lado es menos seguro.
    • Utiliza un colchón duro y nunca uses almohadas ni cobijas acolchadas.
    • Evita abrigarlo excesivamente y mantén su cabeza descubierta para dormir.
    • Nunca te duermas con tu bebé en sillones o sillas.
    • Acuéstalo con los pies tocando un extremo de la cuna.

Durante los primeros seis meses de vida, el mejor lugar para dormir a tu bebé es dentro de una cuna y en el mismo cuarto a dónde duermas tú. Nunca fumes ni permitas que otros lo hagan en el mismo cuarto donde duerme tu bebé.

 

¿Cómo uso el chupón?

Es mejor utilizar chupones cuando tu bebé haya aprendido a amamantarse, quizás a las dos o tres semanas de vida. Cada vez que uses un chupón, esterilízalo en agua hirviendo durante 10 minutos. Es mejor que no utilices chupones con miel o azúcar.

 

¿Qué hacer si mi bebé tiene rozadura del pañal?

La piel de los bebés es delicada y puede dañarse con el contacto de su orina o excremento. Para ayudarlo, cambia su pañal más frecuentemente. También evita utilizar lociones o toallitas perfumadas y límpialo con algodón y agua tibia. Deja que se seque bien antes de poner un pañal limpio.

Si no mejora en uno o dos días, quizás tenga una infección que debe ser revisada por el doctor.

 

¿Cómo le cuido el cordón umbilical a mi bebé?

Después del nacimiento, el cordón umbilical de tu bebé quedará colgando de su ombligo. Tardará alrededor de una semana para secarse por completo y caerse. Mantén su ombligo limpio y seco hasta que esto suceda. No debes usar fajas ni vendas para el cordón umbilical. Si el ombligo sangra, le sale líquido o la piel alrededor del ombligo se pone roja o hinchada, lleva a tu bebé con un médico.

Algunos síntomas NO son normales y pueden indicar que tu bebé tiene alguna enfermedad grave. Lleva a tu bebé al hospital inmediatamente si:

    • Se pone azuloso o muy pálido.
    • Respira de forma muy rápida, con dificultad o si deja de respirar por periodos de 20 segundos.
    • Despierta con dificultad o parece demasiado somnoliento.
    • Su temperatura es muy alta o muy baja.
    • Llora de forma muy aguda y constante y no para aunque lo cargues.
    • Sangra del cordón umbilical, de la nariz o aparecen moretones.
    • No come.
    • Vomita con frecuencia o vomita y tiene diarrea.
    • Se pone amarillo después de una semana de nacido.
    • Su ombligo huele mal o tiene pus o si la piel alrededor del ombligo se pone roja o hinchada.

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Beneficios de la lactancia materna

Dale a tu bebé la mejor alimentación: sólo tu leche durante los primeros seis meses de vida.

 

Es recomendable iniciar la lactancia inmediatamente después del parto. Amamanta a tu bebé “a libre demanda.” Esto quiere decir que lo amamantes cada vez que te lo pida, sea de día o de noche. En poco tiempo tu bebé adoptará un ritmo y te pedirá amamantar menos frecuentemente. A los seis meses, podrás agregar otros alimentos para complementar tu leche. Puedes continuar así mientras tú y tu bebé se sientan cómodos.

 

La leche materna beneficia a tu hijo ya que…
    • Tiene todos los nutrientes que necesita el bebé para su desarrollo.
    • Cambia para adaptarse a las necesidades de tu bebé en crecimiento y ninguna otra leche puede hacer esto.
    • Es la mejor para el estómago del bebé ya que es muy fácil de digerir.
    • Es la mejor también para un bebé prematuro.
    • Protege a tu bebé contra muchas enfermedades; tendrá menos cólicos, estreñimiento, diarreas y alergias.
    • Siempre está limpia y libre de bacterias.
    • Está siempre disponible, a la temperatura y en la cantidad correcta.
    • Permite a tu bebé estar cerca de ti.

 

¿Sabías que además de los beneficios para tu hijo, la lactancia materna también te favorece a ti?
    • Amamantar te ayuda a recobrar tu figura. Pierdes peso más fácilmente y el útero regresa más rápidamente a su tamaño normal.
    • Tu leche siempre está lista: no necesitas tener agua limpia ni mezclar, medir o calentar. Tampoco hay que esterilizar ni refrigerar.
    • Amamantar es económico.
    • Dar de mamar te da un momento de cercanía con tu bebé.
    • Amamantar te dará confianza y seguridad como mamá.
    • La lactancia te protege del cáncer de mama y del cáncer de ovario.
    • No es necesario que decidas cuánto tiempo amamantarás a tu bebé, solo recuerda que cada día que reciba tu leche será una diferencia para ti y para él.

 

Pide información a otras mujeres que hayan amamantado a sus bebés y a tu médico o enfermera.

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Lactancia materna, preguntas y respuestas a situaciones frecuentes

¿Cómo saber si el bebé tiene hambre?

Dale de comer a tu bebé cuando te muestre las primeras señales de hambre: si voltea la cabeza de un lado a otro con la boca abierta, agita sus manos o se chupa su puño. No necesitas esperar a que llore para darle de comer.

 

¿Cómo amamantar a tu bebé?

Si cargas a tu bebé, podrá pegarse mejor a tu pecho. Puedes hacerlo sentada, sólo coloca un cojín sobre tus piernas para que tu bebé quede cerca de tu pecho y no tengas que inclinarte hacia él. Su pancita deberá quedar sobre la tuya y su cabeza alineada con el resto de su cuerpo. Espera a que abra la boca, como si fuera a bostezar, y acércalo rápidamente a tu pecho. Así le ayudarás a prenderse de la aréola y no solo al pezón. Recuerda que tu bebé sabe cómo prenderse al pecho y mamar. Para retirar a tu bebé del pecho, introduce tu dedo suavemente entre su labio y tu pezón. Así soltará el pezón sin lastimarte.

Después de alimentarlo con cada pecho, es importante que pongas a tu bebé en posición vertical o paradito, sobre tu hombro, para que saque el aire. La siguiente vez que amamantes, inicia con el pecho que terminaste la vez anterior. Si tu bebé se queda dormido comiendo, cámbialo de pecho para mantenerlo despierto. También te sentirás más cómoda si vacía tus dos pechos en cada ocasión.

 

¿Cuánto tiempo se debe amamantar al bebé?

Al principio, tu bebé tardará unos 10 a 15 minutos en cada pecho. Espera a que termine un pecho, saca el aire, y continúa con el otro pecho. Si antes de dos horas pide de comer, vuelve a ofrecerle el pecho “a libre demanda” o tantas veces como quiera. Los bebés no se “empachan” de leche materna. Entre más lo amamantes, más leche producirás y con el tiempo lograrás que tu bebé se quede dormido tres o cuatro horas seguidas.

 

¿Cómo sé si mi bebé está comiendo suficiente?

Puedes estar tranquila si en las primeras tres semanas tu bebé:

    • Come entre ocho y 12 veces al día.
    • Se queda dormido después de recibir el pecho.
    • Moja cinco o más pañales en 24 horas.
    • Tiene de dos a cinco evacuaciones al día.

Consejos para tu cuidado mientras estés amamantando

Al bañarte, puedes lavarte los pechos igual que el resto del cuerpo, no utilices jabones, cremas, ni otros productos sobre tus pezones.

Mientras estés amamantando, debes comer bien y tomar muchos líquidos. Tu médico te recomendará continuar con algunas de las vitaminas y minerales que tomaste durante el embarazo ¡Pregúntale!

Recuerda que lo que ingieres pasa por tu leche al bebé. Consulta con tu médico antes de tomar cualquier medicamento. Evita fumar y tomar alcohol.

 
Solución a situaciones difíciles

Algunas mujeres pueden tener:

    • Congestión o sentir muy llenos los pechos.
    • Pezón sensible, dolor y grietas.
    • Pezones planos que dificultan la lactancia.
    • Señales de infección en los senos como enrojecimiento y dolor continuo y fiebre.
    • Si tienes alguna de estas dificultades, pregunta en el hospital o en tu centro de salud. También pregunta de qué otra forma puedes alimentar a tu bebe si no vas a darle pecho o si nació con algún problema que requiera atención especial.
 
¿Duele amamantar?

Amamantar no debe de doler. Tanto tu bebé como tú deben aprender cómo hacerlo. Desprende a tu bebé del pecho y vuelve a intentarlo, puede llegar a tomar unos días hasta que aprendan a amamantar.

 

¿Qué hago si tengo enrojecimiento de los pechos y dolor constante?

Esto no es normal y debes acudir al médico, puedes tener una infección.

En los primeros meses de amamantar al bebé de forma exclusiva, sin darle otros alimentos, es menos probable que quedes embarazada. Pregúntale a tu médico o enfermera qué opciones tienes para cuidarte si das pecho.

 

¿Qué puedo hacer si no logro amamantar?

Algunas circunstancias no permiten una lactancia materna exitosa y las fórmulas o leche en polvo para bebé son el sustituto ideal. Prepara la fórmula con agua hervida o embotellada y siempre esteriliza biberones y chupones. La leche de vaca y de otros animales no es apropiada para bebés y debe darse solamente después de que tu bebé cumpla un año de vida ¡Tu médico te sugerirá la mejor fórmula para tu bebé!

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Lactancia materna y su almacenamiento

¿Si estoy lactando, puedo sacarme la leche y almacenarla? ¿Cómo lo hago?

Será útil sacar la leche de tus pechos si se sienten muy llenos, para continuar lactando cuando tu bebé no ha aprendido a mamar bien o cuando tengas que separarte de tu bebé (si está enfermo o es prematuro, para ir a trabajar o si quieres que alguien más lo alimente).

Puedes sacarte la leche de forma manual o con ayuda de un tiraleche. Si eliges éste, deberás asegurarte de que esté limpio y estéril cada vez que lo utilices.

 

Técnica manual para extraer la leche:

i. En los primeros días de amamantar, es más fácil extraer la leche de forma manual.
ii. Lava tus manos con agua y jabón
iii. Busca un sitio tranquilo y relájate
iv. Hazte un masaje suave en los pechos
v. Toma uno de tus pechos con las dos manos (como se muestra en este dibujo) y lleva tus manos desde el final del pezón hacia el resto del pecho y detente donde cambia la textura del pecho
vi. Utiliza el pulgar para colocar tu mano en forma de “C”, a unos 3 a 6 cm de distancia del pezón. Exprime suavemente (como se muestra en diagrama)
vii. Libera la presión y repite varias veces con movimientos lentos y rítmicos.
viii. Evita deslizar tus dedos sobre la piel del pecho. Notarás que cada vez que exprimes saldrá más leche.
ix. Cuando deje de salir leche, mueve tus dedos para presionar otra sección del pecho y repite los pasos 5 y 6.
x. Si disminuye el flujo de leche, haz lo mismo con el otro pecho. Alterna así hasta que se pare de salir la leche en ambos pechos.
xi. Si la leche no fluye, coloca tus dedos más cerca del pezón (o alejándolos de la posición original) y da un masaje delicado.

 

Puedes crear tu propio banco de leche ¿Cómo guardar la leche?

Recolecta y almacena la leche en un envase esterilizado y con tapa que selle de forma hermética. Puedes esterilizar tus envases hirviéndolos en agua durante 10 minutos. Coloca una etiqueta en el envase con la fecha en que recolectaste la leche.

    • La leche materna dura hasta cinco días en un refrigerador a temperatura de 4°C o menor
    • La leche materna dura hasta cuatro meses en un congelador a temperatura de -18° C o menor

Descongela la leche en el refrigerador y utilízala inmediatamente. No debes volver a congelarla. Para calentarla un poco y dársela a tu bebé sólo usa el baño maría, no el microondas.

 

 

Modificado: Viernes, 28 Febrero 2020

Lactancia materna y alimentación complementaria

La alimentación del niño desde su nacimiento hasta los seis meses debe ser única y exclusivamente con leche materna. No debe darse ningún otro alimento ni bebida (ni siquiera agua).

 

Lo recomendable es dar el pecho en la primera hora de vida del nacimiento, para que el recién nacido reciba el calostro (primera leche).

Al respecto cabe indicar que la leche materna brinda una protección especial debido a que contiene células vivas (anticuerpos o defensas para el organismo). El calostro concentra una mayor cantidad de ellas, por eso lo llaman “la primera vacuna”. Estos anticuerpos son capaces de unirse a los microbios e impedir que causen daño al bebé.

Algunos componentes de la leche materna (lipasa) tienen la propiedad de inactivar algunos parásitos, favorecer la flora del intestino (lactosa) y promover la absorción del calcio.

Los niños alimentados sólo con leche materna durante este periodo de su vida, presentan un menor riesgo de enfermedades infecciosas, menor frecuencia de alergias durante el primer año de vida y en su vida adulta tienen menor riesgo de desarrollar obesidad, diabetes y otras enfermedades crónicas. También, presentan mejores patrones afectivos y emocionales.

Las madres al no tener suficiente leche da lugar a que recurran a otras leches, pensando que así mejoran la alimentación de sus hijos, práctica que limita los beneficios incomparables de la leche materna. Existen técnicas que facilitan el amamantamiento y logran una lactancia exitosa.

 
¿Cómo debe ser la alimentación a partir de los seis meses de vida?

Desde los seis meses de vida, la Organización Mundial de la Salud recomienda que, además de leche materna, el niño(a) coma 2-3 veces al día; entre los 9 a los 11 meses 3 veces al día más un refrigerio nutritivo; y entre los 12 y los 24 meses tres comidas y dos refrigerios nutritivos.

El cambio de alimentación debe iniciarse con preparaciones espesas (purés) pues el estómago de los niños es pequeño y debe concentrarse los nutrientes en porciones chicas (media taza).

Los ingredientes de las preparaciones pueden obtenerse de la olla familiar. En tal sentido se recomienda escoger uno o dos alimentos energéticos principalmente cereales y tubérculos (aproveche los productos de la región), un alimento de origen animal que brinde el aporte de proteínas de alta calidad (hígado de pollo, res, cordero, huevo, pescado, etc.) y dos a tres verduras o frutas que aporten vitaminas y minerales (de preferencia verdes y amarillas).

Es recomendable adicionar una cucharadita de aceite a las comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) con el objeto de brindarle un mayor aporte energético a la preparación. Cabe asimismo agregar sobre la importancia estimular al niño mientras se le da de comer, en ningún caso se le debe forzar. En tal sentido tenga en consideración que no es suficiente darle al niño alimentos nutritivos sino que éstos deben ser brindados en un entorno agradable y darle de comer con paciencia y buen humor.

 

“Recuerda que los niños y las niñas son nuestro futuro. Cuídalos, quiérelos, nútrelos”

 

 

Modificado: Lunes, 01 Junio 2020

Signos y síntomas de alarma durante el embarazo

¡Ir al hospital ante la primera señal de estas complicaciones puede salvarte la vida!

 

Toda mujer embarazada tiene derecho a recibir atención de urgencia en CUALQUIER hospital del IMSS, ISSSTE o Secretaría de Salud, sin importar si tiene seguro o no.

Algunos síntomas NO son normales y pueden indicar que tienes alguna enfermedad grave como preeclampsia, infección o hemorragia; o que tu bebé está en riesgo. Ve al hospital inmediatamente si:

    • Tu bebé se mueve menos de lo habitual.
    • Sientes una contracción cada 15 minutos.
    • Hay salida de sangre por la vagina, sin acompañarse de otro líquido.
    • Notas Salida de líquido por la vagina.
    • Tienes dolor de cabeza.
    • Presentas hinchazón de tobillos, cara o manos.
    • Tienes visión borrosa o ves lucecitas.
    • Tienes zumbido de oídos.
    • Presentas dolor en la boca del estómago.
    • Padeces de dolor o ardor al orinar.
    • Tienes fiebre.
    • Notas flujo vaginal que arde, produce comezón o mancha la pantaleta.

 

Página 5 de 5

Opciones de accesibilidad

Secretaría de Salud